13. Casa Alarcón

13. Casa Alarcón

Casa AlarcónEn torno a 1590 los clérigos construyeron una casa para renta en la esquina noreste de la Plaza Mayor, con la intención de obtener ingresos regulares para la reedificación de la Catedral, que en ese momento se encontraba en estado lastimoso. Desde muy temprano la casa estuvo ocupada por los obispos, de ahí que el inmueble fuera conocido hasta tiempos recientes como Casa del Obispo.
En 1640 la casa fue rematada en una subasta y comprada por Pedro de Alarcón, un vecino rico de la ciudad. Este la hizo derribar para construir una gran casa de piedra cuyas ruinas actualmente pueden ser vistas. Es la vivienda mejor conservada de Panamá Viejo, y pudo haber sido la residencia de alta categoría más grande del sitio. Hoy en día se pueden observar claramente sus restos, que ocupan un área de 900 m2.
El cuerpo principal de la casa es cuadrado, con el vano abierto al vestíbulo o a la cochera. A la derecha se observa el arranque de la escalera que llevaba a la planta alta. En su parte central, la vivienda se abre a un portal cubierto, donde se encuentra un patio también cuadrado, con dimensiones similares a las del cuerpo principal. Allí debía quedar la cocina, y probablemente también un aljibe o un pozo. Detrás del patio se observan otras dos construcciones bajas, separadas por una pared medianera, destinadas a alojar a la servidumbre. Gracias a su ubicación privilegiada, se convirtió en una de las casas preferidas para dar hospedaje a los visitantes más distinguidos.

BT-PTYvieja-f1-new